sábado, 20 de julio de 2013

Un zapatero muy cambiado


Éste mueble, que terminamos hace un par de semanas ha sufrido un cambio espectacular como podeis ver.

 

 Era un mueble de los típicos que podemos encontrar, que se pusieron de moda hace décadas y que tienen ese característico barniz color miel.

La idea era decapar y pintar, pero no fue tan senicllo ésta vez. Resultó que la capa de barniz era dificilísima de eliminar, probamos con varias marcas de decapante en gel, pero solo quitaba algo el brillo, lijamos, pero tras mucho insiotir acababamos rayando la madera. Por último hasta probamos con sosa caustica, pero el efecto era similar al del decapante e incluso peor, ya que oscurecía la madera en algunas zonas.
Finalmente, llegamos a la conclusión de que debía ser una finísima chapa laminada adherida al tablero, y lijamos ligeramente para asegurarnos de que cogía la pintura adecuadamente.

Como el mueble era de formas muy lisas y sencillas se colocaron varias molduras y apliques en cada cajón, para que tuviera otro aspecto y sacra más partido a los efectos de la pintura.

Después aplicamos una capa de imprimación para que la pintura agarrara mejor y el color fuera más puro.
Tras de secar y lijar bien le dimos una mano de pintura de la colección Les Decoratives, de la gama charme, con efecto empolvado, lijando una vez seco dejando zonas con la madera descubierta creando un efecto de decapado o envejecido.

Por último se dió una pátina con cera de color nogal diluida en aguarrás y se colocaron unos bonitos tiradores más acordes con el estilo nuevo del mueble.






¿Qué os parece?


Publicar un comentario