jueves, 29 de marzo de 2012

CONCEPTOS BÁSICOS DE RESTAURACIÓN DE MUEBLES IV: La madera.


La madera es un material compuesto principalmente de celulosa y lignina, y es producida por los árboles que cada año van creciendo formando lo que se conoce como nudos.
La madera está compuesta por varias partes: el cámbium  o corteza exterior, y en el interior la albura y el duramen. El duramen es la madera más vieja, que se encuentra en la parte interior del tronco, mientras que la albura es la madera más joven que podemos encontrar en la parte externa del tronco.
Imagen de una sección de un tronco de tejo, dónde se pueden apreciar perfectamente las diferencias entre el duramen y la albura. (Imágen extraída de Wikipedia)



La madera se puede utilizar tal cual para fabricar muebles, aunque en las últimas décadas se emplean otros tipo de tableros más baratos, que aunque  están fabricados con madera se hacen a partir de virutas, fibras o chapas muy finas, es el caso de los contrachapados (formado por varias láminas de madera unidas entres sí), aglomerados (fabricado con virutas de madera unidas con cola sintética) Este tipo de tableros no se suelen restaurar por la dificultad y además poca calidad del material, por lo que en general es más sencillo reponerlos directamente.

En cuanto a los tipos de maderas que podemos encontrara y como identificarlos, tenemos que distinguir primeramente entre si es de conífera, frondosa o tropical.


 Las coníferas son árboles de hoja peremne, de maderas bastante ligeras y blandas, muy resinosas  como el pino.

Las frondosas provienen de especies que crecen en climas más templados, y encontramos maderas más duras, como las de haya, roble o nogal.


Por último las maderas tropicales provienen de climas cálidos y húmedos, serían tales como la caoba o la madera de balsa.


En general es complicado saber de qué tipo de madera está hecho un mueble, y más aún si tiene cierta antiguedad, o está teñido. Además hay ciertas especies muy parecidas que a simple vista no pueden distinguirse como es el caso del castaño, el fresno o el roble. Para ello, y en general para identificar al 100% cualquier madera, lo ideal es tomar una muestra y hacer secciones o pequeñas láminas de los tres diferentes cortes, para poder en laboratorio ver el tamaño de las células y las caracterñisticas de cómo se agrupan..



Publicar un comentario