miércoles, 12 de agosto de 2009

El gato magnífico

El otro día tuve la oportunidad de acercarme a ver la obra de una casa de finales del siglo XV en Toledo, en la que a parte de una zona con techos de madera de los cuales no existió, o ya no quedaba ningún resto de policromía, sobre los dinteles de varias de las puertas podían leerse fragmentos de textos con unas preciosas letras gótico-mudéjar las cuales estaban en proceso de restauración.
El caso es que los chicos que estaban restaurándolo por lo que sé no tenían la titulación más adecuada, y aunque la obra física iba por buen camino, me llamó muchísimo la atención una de las inscripciones en las que faltaba una sóla letra que no habían llegado a reintegrar a falta de saber que podría ser lo que pusiera. Era lo siguiente: MAGNIF(espacio en blanco)CAT. A lo que nos dijeron: "No tenemos ni idea, de lo que pone, nosotros lo llamámos el gato magnífico"

Sin saber, los pobres que Magnificat, es una oración y expresión cristiana muy común en la historia de la representación artística. Proviene del Evangelio de San Lucas (Lucas 1:46-55) y reproduce las palabras que según éste Evangelista, dice María cuando visita a su prima a su prima Isabel, esposa de Zacarías, y posteriormente madre de Juan el Bautista. El nombre de la oración está tomado de la primera frase de ésta en latín, Magnificat anima mea Dominum...

El texto latino y su traducción

Magnificat anima mea Dominum,
et exsultavit spiritus meus in Deo salutari meo.
Quia respexit humilitatem ancillae suae.
Ecce enim ex hoc beatam me dicent omnes generationes.
Quia fecit mihi magna qui potens est.
Et sanctum nomen ejus.
Et misericordia ejus a progenie in progenies timentibus eum.
Fecit potentiam in brachio suo.
Dispersit superbos mente cordis sui.
Deposuit potentes de sede, et exaltavit humiles.
Esurientes implevit bonis, et divites dimisit inanes.
Suscepit Israël puerum suum, recordatus misericordiae suae.
Sicut locutus est ad patres nostros, Abraham et semini ejus in saecula.

Engrandece mi alma al Señor
y mi espíritu se alegra en Dios mi salvador
porque ha puesto los ojos en la humildad de su esclava,
por eso desde ahora todas las generaciones me llamarán bienaventurada,
porque ha hecho en mi favor maravillas el Poderoso,
Santo es su nombre
y su misericordia alcanza de generación en generación a los que le temen.
Desplegó la fuerza de su brazo,
dispersó a los que son soberbios en su propio corazón.
Derribó a los potentados de sus tronos y exaltó a los humildes.
A los hambrientos colmó de bienes y despidió a los ricos sin nada.
Acogió a Israel, su siervo, acordándose de la misericordia
como había anunciado a nuestros padres en favor de Abraham y de su linaje por los siglos.

Yo no soy licenciada en Histria del Arte (aunque quizá algún día, porque dicho sea de paso me encantaría) y no soy una experta pero hay que tener unos conocimientos, lo que quiero decir con ésto, es que por favor, por favor, las personas que restaureis obras de arte, o esteis en contacto con obras de arte, poneos al día con la Iconografía Cristiana y la Historia Sagrada, aunque sea un poco, y con el Análisis estilístico, porque de verdad, en el poco tiempo que llevo en éste mundillo, ya he oido más barrabasadas juntas que las que se les escuchan por las calles de Toledo a los guías turísticos, que ya es decir (este tema me da para otro amplio comentario en días venideros ^^).
Publicar un comentario